Mi?rcoles, 18 de abril de 2012

Por Ratas Anarkas

A través del agua turbia del pantano,

se intuía el hermoso cuerpo desnudo de la dama negra;
hundiste tus manos en el lodo hasta sacarlo a la superficie,
y tu aliento devolvió la vida al bello cadáver.


Oscuros venenos salían de mi boca mientras tosía.
"Camina conmigo,
las aguas estancadas no son lugar para ti,
acompáñame al manantial,
donde el agua fluye libre hasta llegar al mar";
era lo que me decías mientra la hoguera calentaba la fría sangre de mis venas.


Aquella pequeña cabaña,
inundada de olores a hiervas quemadas,
me traía paz;
y pensé que allí me quedaría hasta que me reclamara la tierra de la que había nacido.
Pero tus ausencias...............
cada días eran más largas
e incluso llegué a añorar a las alimañas del pantano que consolaban mis lamentaciones.


Caminaba en las noches,
bajo la tenue luz lunar,
en busca de hierbas y hongos,
que mis antepasados me enseñaron a usar;
mientras que poco a poco,
tomaba conciencia de la fragilidad de mi existencia.


Y fue entonces cuando me percaté,
de que no había salida;
la jaula  era el planeta que habitaba,
y mi condena una cadena perpetua.
Sin renunciar a la búsqueda de la fuga,
que todo presx con dignidad,
guarda como tesoro esperanzador en su interior;
decidí acompañar mi fugaz vida,
de otrxs reclusxs,
que al igual que yo,
se evadieran con su imaginario,
para así encontrar,
la fuerza para luchar,
por destruir aquella jaula,
y de sus cenizas construir,
un nuevo mundo libertario.
Fdo. Ana Hortas

Publicado por AnarquistaBengalas @ 23:02  | Ratas Anarkas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios